martes, 29 de julio de 2008

martes, 22 de julio de 2008

STOP TORTURA



Las imágenes de la operación de la Guardia Civil en Bizkaia, Galiza y Andalucía recuerdan las de otras tantas operaciones anteriores. Sin ir más lejos, los empellones para meter a los detenidos en los vehículos del instituto militar recuerdan los de los registros de las viviendas de Igor Portu y Mattin Sarasola en Lesaka, por ejemplo. Asimismo, las declaraciones de los diferentes responsables políticos parecen calcos de otras hechas en aquellas ocasiones. Por ejemplo, las realizadas tras cada operación contra el denominado «comando Bizkaia».
En el mismo momento en el que grupos especiales de la Guardia Civil se disponían a asaltar los domicilios de los detenidos ayer de madrugada, llegaban noticias del ámbito jurídico referidas a casos de torturas ocurridos en operaciones como las mencionadas. Por un lado, un juzgado de Madrid determinaba que en el caso del consejero delegado de «Egunkaria», Iñaki Uria, la imputación de cuatro guardia civiles ordenada por una juez de Donostia no tenía fundamento y, en consecuencia, que la denuncia quedaba definitivamente archivada. Por otro lado, el Tribunal Constitucional español sentenciaba recientemente que en el caso del joven navarro Mikel Soto -al igual que ocurrió anteriormente con Alberto Viedma, ambos detenidos en la misma redada policial-, el juez que había instruido su denuncia no había realizado todas las pruebas posibles y pertinentes antes de archivar su acusación por torturas.
Esos casos tuvieron gran repercusión social en su momento y el diferente signo de esas sentencias no cambiarán el convencimiento de una gran mayoría de ciudadanos y ciudadanas vascas que cree firmemente que en todos esos casos, y en muchos otros, los detenidos bajo la «ley antiterrorista» han sido torturados. Y entre otras razones, creen que lo han sido porque esa ley establece un sistema opaco en el que todo está permitido que garantiza que, excepto en contadas ocasiones, esos malos tratos y torturas no puedan ser demostradas. Aunque sólo sea por eso, los responsables políticos conscientes de este hecho deberían medir un poco más sus partes de guerra.

+DETENCIONES

La Guardia Civil detiene a nueve personas en Bizkaia, Galicia y Málaga

El número de personas detenidas esta madrugada por la Guardia Civil en Bilbo, Getxo, Elorrio, Pontevedra y Fuengirola asciende a nueve. A todos ellos les relacionan con ETA. Los arrestados son Arkaitz Goikoetxea, que ha sido detenido junto a Maialen Zuazo Aurrekoetxea y Ana Belen Prieto Furundarena, Gaizka Jareño, Adur Aristegi, Iñigo Gutierrez, Libe Agirre, Mikel Saratxo y Aitor Kotano. Según Askatasuna, el instituto militar ha registrado también un garaje sito en la calle Mazustegi de la capital vizcaina.
Reacciones de partidos políticos e instituciones
Askatasuna: "Gatazka gordinenaren aldeko apustua agerian geratu da"

domingo, 20 de julio de 2008


Está previsto que abandone la prisión de Aranjuez el próxima 2 de agosto, pero se ha visto obligado a iniciar otra huelga de hambre indefinida, la tercera, para «responder a la inadmisible campaña» orquestada contra él. Ayer la Fiscalía de la Audiencia Nacional pidió que se embargue la vivienda de su compañera y se investigue si han incurrido en un «delito de alzamiento de bienes». Su abogado indica que se trata de «un nuevo intento de linchar a esta persona».



Iñaki de Juana manifestó ayer a su abogado que ha emprendido una nueva huelga de hambre «porque no puedo aceptar lo que me están haciendo». «No hay derecho, tengo que hacer algo» añadió desde la prisión de Aranjuez, de la que está previsto que salga el próximo 2 de agosto. Es la tercera huelga de hambre de este prisionero en los últimos tres años. El Gobierno español adelantó que a De Juana se le aplicará «la ley y el reglamento».

STOP TORTURA

Torturadores de altos vuelos
Fotos de la autopsia de Joxe Arregi,
muerto como consecuencia de las torturas
sufridas en las comisarias del estado español

Los altos honores con los que ha sido enterrado uno de los torturadores de Joxe Arregi, el comisario Juan Antonio Gil Rubiales, han vuelto a dejar en evidencia cuál es la triste y cruel realidad de la tortura en el Estado español.
Una realidad que no sólo ha quedado reflejada en el descarado caso de dicho torturador sino en el de absolutamente todos los policías encausados en su día por torturarlo hasta la muerte, pues todos ellos han ocupado u ocupan cargos de alta responsabilidad tras aquel horrible crimen.
Cuando Joxe Arregi fue ingresado, el 13 de febrero de 1981, en la Prisión-Hospital de Carabanchel estaba reventado. Sólo logró sobrevivir unas horas, y la filtración de las fotos de su autopsia sobrecogió a la opinión pública internacional, quedando Euskal Herria absolutamente paralizada por una huelga general.
Debido al inmenso escándalo, las autoridades españolas no tuvieron otro remedio que ordenar abrir diligencias, y aunque se demostró que los policías implicados en las torturas fueron al menos 73, tan sólo encausaron a cinco: Juan Antonio Gil Rubiales, Julián Marín Ríos, Juan Luís Méndez, Juan Antonio González García, y Ricardo Sánchez. Los nombres de los 68 restantes no fueron dados a conocer.
A pesar de tal manga ancha, los responsables policiales presentaron masivamente la dimisión de sus cargos, en una operación concertada de protesta, y la jerarquía del Ejército también presionó cuanto pudo, con lo que consiguieron que sólo los dos primeros fueran procesados. Y seguro que siguieron presionando pues ambos fueron absueltos en los dos primeros juicios.
Finalmente, casi nueve años después de los hechos, el Tribunal Supremo se vio obligado a condenarlos, al ser irrebatible que las quemaduras en las plantas de los pies le fueron causadas en comisaría. Eso sí, la pena fue, como en todos los casos similares, totalmente irrisoria y no supuso obstáculo alguno para que ambos alcanzaran años después el máximo cargo en la escala policial: el de comisarios principales.
Y eso que el torturador recientemente muerto y enterrado con todos los honores, Gil Rubiales, fue sorprendido en Iruñea, junto a otros once policías de paisano, cuando golpeaban con cadenas y bates de béisbol a los manifestantes que mostraban en 1985 su indignación tras la aparición del cadáver de otro torturado hasta la muerte, Mikel Zabalza.
El segundo condenado, Julián Marín, está destinado desde hace años como Agregado de Interior en la embajada de Quito, en Ecuador, donde fueron salvajemente torturados por policías españoles los refugiados Angel Aldana y Alfonso Etxegarai. Allí estuvo también huido uno de los inculpados por la muerte de Santi Brouard, el narcotraficante Luís Morcillo, que utilizó para ello, según declaró ante el juez el periodista Manuel Cerdán, un pasaporte facilitado precisamente por el Ministerio del Interior español.
Los otros tres policías inicialmente encausados también escalaron rápidamente en el escalafón: Juan Luís Méndez, ya comisario en 1988, era Jefe de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de Madrid en el 94, y las carreras policiales de los dos restantes han estado siempre muy unidas ocupando ambos cargos muy importantes.
Cuando Juan Antonio González García dirigía, a mediados de los 90, la Brigada Central de Policía Judicial, Ricardo Sánchez era inspector-jefe de la misma y cuando el Gobierno socialista lo ascendió en 2004 a un puesto de capital importancia, la dirección de la Comisaría General de la Policía Judicial, nombró de inmediato al segundo como responsable de una unidad especial creada por él mismo para la resolución de desapariciones de origen criminal.
Luego, de los cinco policías encausados por aquel horrible crimen no hay tan solo uno que no haya ocupado con posterioridad puestos de alta responsabilidad en la Policía española. Y si ése es el caso de los cinco mencionados, ¿quién puede pensar que no haya pasado otro tanto con los restantes 68 policías, cuyos nombres se desconoce?
Ésta es la triste y cruel realidad de la descarada impunidad de la que gozan los torturadores en el Estado español: no sólo no reciben en absoluto el castigo que demandan insistentemente todos los organismos internacionales, sino que son ascendidos hasta el máximo grado en el escalafón, condecorados una y otra vez, ensalzados como ejemplo a seguir… y enterrados con todos los honores. ¡¿Hasta cuándo?!


Xabier Makazaga miembro de Torturaren Aurkako Taldea

martes, 15 de julio de 2008

alde hemendik!!! que se vayan!!!

Llaman a movilizarse ante los militares mañana en Donostia

Mañana 16 de Julio llevarán el lema ¡Fuera de aquí! ante los militares, a las 12:30 en el palacio Goikoa. Han denunciado que no traen a Euskal Herria más que la negación e imposición

El que supongo será el primer zanpantzar ensangrentado de Euskal Herria lo ha generado el falso lehendakari, presidente español autonómico de Vascongadas
Un miembro del Grupo de Zanpantzares de Zornotza cae al suelo ensangrentado debido al porrazo de un ertzaina en la cara durante su actuación. Otras personas conocidas de nuestro pueblo también fueron golpeadas.
En los tiempos de Franco se golpeaba a los txistularis ante nuestros ojos en el Parque Zelaieta.
El Gobierno de Juan José Ibarretxe sigue cumpliendo las leyes impuestas por la invasión y ocupación de nuestro pueblo. Carlos Urquijo le señala lo que tiene que hacer y, sin rechistar, este falso lehendakari aplica la «ley del palo» al derecho del pueblo de Zornotza a homenajear a quien le de la gana, y al homenaje va el que quiere. ¿Puede acaso ostentar alguien el título de lehendakari de los vascos mientras aplica las leyes españolas en contra de los vascos? Evidentemente, se trata de un presidente español autonómico en Vascongadas y la Ertzaintza no es más que una Policía española autonómica en Vascongadas.
La libertad de expresión se convierte en pura «represión de la expresión».
A la Justicia la convierten en cárcel perpetua de dispersión para los vascos y vascas, mientras los torturadores reciben honores.
El derecho de autodeterminación del pueblo vasco lo camuflan con auto-consultas con intereses evidentes, diseñadas únicamente para quedar bien y no ir a ningún lado.
El diálogo con todos significa con el presidente español, mientras se niega a dialogar con los independentistas vascos...
En Zornotza conocemos desde hace tiempo ese proceder por su imposición vergonzosa con la Central de Boroa. Y ahora se nos vuelve a caer la cara y los ojos de vergüenza al tratar de silenciar la solidaridad más sentida del pueblo de Zornotza para con su hijo más castigado, así como a sus familiares y amigos. Los heridos y contusionados de la solidaridad con Gatza son la muestra de nuestro orgullo como pueblo. Sin embargo, Zornotza desprecia con ese mismo orgullo la ocupación de sus espacios por parte de esa Policía española, y más concretamente la ocupación de Pike Parkea, un espacio de intimidad y sosiego para quienes amamos este pueblo.
El que supongo será el primer zanpantzar ensangrentado de Euskal Herria lo ha generado el falso lehendakari, presidente español autonómico de Vascongadas.
Todo esto se produce en vísperas de las fiestas patronales de Zornotza, unas fiestas que serán, y así deben serlo, reflejo de la situación de nuestro pueblo. Ningún falso lehendakari ni policía autonómico nos va a afectar lo más mínimo para el goce y disfrute de las fiestas, ni tampoco nos va a hacer olvidar un solo instante quién es quién ante la libertad de los vascos y vascas.
Un saludo, por tanto, a todos los que van a dar vida real a las fiestas y un abrazo a quienes dan la vida por la libertad de Euskal Herria, en especial, a quienes han querido denunciar y expresar su solidaridad ante la situación de exterminio que sufren nuestro «Nelson Mandela» y sus allegados.

Juan Luis Artabe Rodríguez Ex concejal de Zornotza Eginez

martes, 1 de julio de 2008

+ DETENCIONES


1512-2012 Nafarroa bizirik

Una marcha ciudadana ha secundado la convocatoria de la Plataforma Nafarroa bizirik! por el centro de Pamplona. Un nutrido cortejo de grupos de danzas, fanfarres, laialaris, navarros de todas las merindades, incluidas las de la costa, una nube de banderas navarras han caminado entre una representación de la sociedad navarra en respuesta al llamamiento y como adhesión al Manifiesto "1512-2012. la conquista de Navarra".
La marcha ha recorrido la calle Carlos III, desde la plaza Merindades hasta la plaza del Castillo, donde ha celebrado un breve acto. Han tomado parte miembros de la citada plataforma y personas de la cultura. Entre los grupos que han desfilado estaban Amaiur Dantza Taldea, Gareseko Laialariak, Ardanbera Fanfarrea, Ardantzeta Taldea, Ortzadar, Iruña Taldea, Muthiko Alaiak.

En la ceremonia final han intervenido el historiador Pello Esarte, la periodista Aitziber Sarasola, el miembro de Nabarralde Luis Mª Mtz Garate y el profesor e historiador Joseba Asiron. En sus intervenciones han destacado que la jornada no es la culminación de nada, sino el inicio de un movimiento que debe agrupar y sensibilizar a la población navarra en la defensa de su identidad y su memoria histórica.

Más información en www.euskaldunak.info/Navarra1512-2012